Alegría infinita

|

1 de julio de 2016

7:00


Las alegrías que nos dan los hijos son maravillosas, pero aquellas que son inesperadas, convierten un momento cotidiano en uno extraordinario.

Niña haciendo dibujos. La alegría que dan los hijos cambian los momentos cotidianos. Esta es una anécdota de padres e hijos felices.

Feliz viernes, iniciando julio!

No soy muy dada a escribir relatos o historias. 

No nací precisamente con esa musa para escribir cosas inspiradoras; no verán de mi una frase famosa pintada en un muro o cosas así; no por el momento...

Soy una mujer muy práctica, y por eso quiero intentar escribir desde ese lado más personal y sensible.

Hace unos días tuve la oportunidad de participar en un reto de escritura; más bien, un ejercicio de escritura propuesto por Paula, La Desmesurada, un blog que no debes tardar en visitar si te interesa la escritura con sentido, sentimiento y acción.

La actividad consistía en escribir un relato corto sobre un tema libre y compartirlo tanto con las bellas e inspiradoras compañeras de grupo, como con el público de La Desmesurada.

Quise compartirlo aquí también porque Bizcochos y Sancochos no sólo es cocina y uno que otro diy, también es un espacio para compartir historias de mi vida y de las personas que me importan, y eso a veces lo olvido por completo.


El contexto


Imagínense la escena:

Viernes por la tarde, es la hora de una clase en línea con Paula, para entretener a mi hija, le compré unos pequeños botes de pinturas para hacer unas actividades antes de comenzar, le digo a mi esposo que le preste atención mientras dura la clase (error!)

A todas estas las pinturas ya las había terminado mi hija y sólo quedaban algunos restos en los envases...


La historia


Alegría infinita


Con papel y lápiz en mano escuchaba los consejos. Apuntaba, pensaba. Atenta a la lección que una vez aprendida, me llevaría a otro plano de sensaciones y emociones.

Papel, oido, vista, táctil, lápiz,pensamiento, preguntas, nuevas experiencias....

Eran los minutos finales, conclusión, un desafío, qué es lo próximo?...

Justo en el momento de los anuncios importantes, aparece una pequeña figura en medio del lugar, mis ojos no pueden ignorarla, su presencia es más fuerte que lo que estoy escuchando...

Como en cámara lenta mis mirada se posa en aquella pequeña criatura que se decía a sí misma: pero qué has hecho? Como previendo mis palabras.

Ahí estaba en medio de la sala, mi pequeña hija, con los restos de los pequeños envases de pinturas que horas antes compré, el pincel y todas su manos, brazos, piernas y su bella carita cual "exposición de arte y artesanía" como ella describió sus pinturas.

No pude más sino estallar en risa...

La pequeña figura no parecía más sino otro muñequito de su propia historia.

Me olvidé del desafío, del lápiz...no pude parar de reir un rato y ahora de nuevo que lo recuerdo.

Mi hija es una alegría de infinitas e inesperadas sonrisas, experiencias, emociones, sentimientos y vivencias que me invitan a nuevos desafíos...



Una anécdota de la vida real convertida en cuento; un cuento de padres e hijos felices.

Si se han dado cuenta, he cambiado la cabecera del blog; estoy haciendo pequeños cambios aquí en mi casa virtual, vamos rumbo a nuestro primer aniversario, pueden creerlo?

Hasta la próxima, 

Angélica.

Encuéntranos en Pinterest Bizcochos y Sancoc

Pin This Share on Google Plus Email This

Seguro que también te gusta

2 comentarios

  1. Angélica que lindo relato, me encanta la foto. Aunque todavía no soy mamá comprendo la alegría y me imagino la escena y me encanta, a mí me gusta todo lo que tiene que ver con exploración, creatividad, darles a los niños herramientas como esas pinturas y dejarlos ser me parece lo máximo. Más que llenarlos de muñecas o aparatos electrónicos nada como llenarlos de libros con grandes dibujos, pinturas, juegos didácticos llenos de colores, es mi humilde opinión. Comprendo lo que dices de a la hora de ser prácticos y lo comparto (aunque yo no soy nada práctica :), pero lo importante es divertirse y apasionarse por lo que se hace). Y me encanta tu relato y esa parte sensible y hermosa que exploras y que nos muestras. Me encanta la cabecera de tu blog y de antemano te felicito por el aniversario.
    Es maravilloso encontrar por estos lugares blogueriles personas como tu.

    Un beso y estaré atenta a más relatos y por supuesto deliciosas recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia. Te digo que uno tiene algunas ideas antes de ser mamá que después uno cambia, jaja!Pero definitivamente hay que ayudar a la creatividad y libertad de espíritu en los niños. Gracias por tus lindas palabras y tu apoyo. Besos!!

      Eliminar

Gracias por unirte a la conversación, me alegras el alma y animas el blog con cada comentario que dejas. Mil gracias!! 😊

PARA CHUPARSE LOS DEDOS

Cómo hacer ponche crema venezolano