Torta Bejarana

|

22 de junio de 2017

5:00

Rescatando los sabores de la cocina criolla de mi país, cuyo mestizaje se refleja en esta humilde y deliciosa torta.

Torta Bejarana, de la cocina criolla venezolana, elaborada con plátanos maduros, huevos, pan rallado, melado de papelón, queso blanco y especias.


La cocina venezolana es mucho mas que arepas; y aunque éste es el plato de nuestro país mas popular en todo el mundo, hay mucho para degustar.

Estoy empeñada en incorporar al blog mas y mas recetas venezolanas; esto me da la oportunidad y excusa perfecta para estar en contacto con mis raíces por medio de la comida y probar algunas preparaciones criollas que nunca he comido. La Torta Bejarana, es una de ellas.

Confieso que nunca había hecho esta torta; es una de esas recetas que se van quedado un poco olvidadas y que vale la pena rescatar. Particularmente, este postre es mas conocido en Caracas, lugar de donde es oriundo y protagonista por excelencia de la cocina mantuana, por lo que es mas difícil encontrarlo en el resto del país.

Esta torta también es conocida popularmente como "torta burrera" y era el nombre que los vendedores le daban a los trozos generosos de la torta Bejarana.


Historia de la Torta Bejarana

Esta torta, cuyo nombre proviene del apellido de las hermanas quienes la ingeniaron, tiene una historia muy particular, que refleja perfectamente la Caracas colonial del siglo XVIII.

Eran tres hermanas: Eduviges, Magdalena y Belén, quienes vendía sus dulces en el Mercado de San Jacinto (cerca a la actual Plaza Bolívar de Caracas); según cuenta la historia, fue tal el éxito en la venta de sus dulces y especialmente esta torta, que pudieron comprar al Rey de España los derechos a ser tomadas como blancas, aunque eran pardas.

En aquellos tiempos, en un territorio dominado por las clases sociales, tener estos derechos implicaban usar mantilla (y por eso se les conocía como mantuanos a los blancos criollos), tener su propio banco (banqueta, asiento) en la iglesia, y tener cierto reconocimiento social, entre otras cosas. Con todo y eso, el tratamiento de "Doñas" les fue negado, pues "a pesar de ser tenidas por blancas, no son blancas las Bejarano", lo que era indicativo que aunque estos grupos sociales de pardos y mulatos -considerados inferiores-, algunas veces lograban cierto acomodo económico, mas no era así en el ámbito social.

La Torta Bejarana, también conocida popularmente como torta burrera, se hace tradicionalmente en un molde rectangular y tiene el sello característico del ajonjolí que se agrega tanto en la mezcla como en la superficie

Una de las cosas que hacía especial a esta torta, es que no requería harina de trigo para su preparación, ya que su importación era muy costosa en aquel entonces. Sus ingredientes son también recurrentes en muchas preparaciones de la cocina criolla: queso blanco, papelón, plátanos (plátanos machos como los conocen los españoles) y especias como canela, guayabita, nuez moscada y clavos de olor.

Como pueden apreciar, es una torta sin pretensiones, con un aire rústico y precario. Su consistencia es bastante densa, parecida a un budín de pan; con el olor característico de la melaza que le otorga el melado de papelón que se mezcla con el dulzor del plátano y lo salado del queso rallado...un aroma suave y hasta nostálgico que le dan las especias.

Me he tomado la licencia de hacer breves modificaciones a esta receta, tratando de no desviarme demasiado de la que propone Don Armando Scannone en el libro rojo Mi Cocina, de donde la tomé: la original se hace con unas roscas molidas de pan de horno, que se elaboraba con maíz cariaco; imposible conseguirlo, por lo que he usado palitos de grissini que molí en la licuadora.

Según otras recetas que consulté, una opción para sustituir el pan de horno es usar fororo, pero por aquí tampoco lo encuentro, así que usé completamente el pan rallado.

Como tampoco tenía a la mano pimienta guayabita, usé clavo de olor molido y nuez moscada recién rallada. También tenía temor que la torta fuese muy dulce y reduje un poco la cantidad de melado de papelón. (Que me perdonen las Bejarano y Don Armando)

Un ingrediente que le da un sello característico a esta humilde torta, es el ajonjolí, con el cual no sólo se "adorna", sino que también se agrega a la mezcla; esto me ha hecho seleccionarla para mi propuesta de este mes en el Reto Color y Sabor de Temporada que comanda nuestra amiga Pilar del blog Postres Originales.


Elaboración de la torta bejarana venezolana, hecha a partir de ingredientes y sabores recurrentes en la cocina nacional: plátanos maduros, queso, papelón, especias, y ajonjoli

¿Quieres saber cómo se hace la Torta Bejarana con la receta tradicional?

Aquí tienes la receta

Receta para preparar torta bejarana, receta tradicional venezolana

Tradicional torta Bejarana, un clásico de la cocina mantuana venezolana, se elabora con plátanos maduros, queso blanco, papelón, especias, huevos y pan molido.

Ingredientes
  • 450 gramos de papelón cortado en trozos.
  • 10 clavos de olor
  • 5 cucharadas (30 gramos) de semillas de ajonjolí
  • 2 plátanos maduros (machos) *ver notas*
  • 4 cucharadas (60 gramos) de mantequilla sin sal
  • 2 huevos, a temperatura ambiente
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 2 1/3 taza (220 gramos) de pan molido *ver notas*
  • 1/4 cucharadita de pimienta guayabita molida *ver notas*
  • 1/8 cucharadita de canela molida
  • 1 taza (100 gramos) de queso blanco, rallado fino
  • 1/4 taza (60 ml) de vino dulce Moscatel
Preparación

  1. En primer lugar hacemos el melado de papelón con suficiente tiempo para que esté frío: en una olla se coloca el papelón cortado en trozos con los clavos de olor y 2 tazas de agua; se cocina a fuego medio por unos 20 minutos hasta que el papelón se haya disuelto y se forme el jarabe.
  2. Se cuela el melado por un colador de alambre para eliminar los clavos y cualquier otra impureza del papelón; se pone aparte hasta que esté completamente frío, pero no lo guarde en la nevera antes de la preparación. Puede guardarlo en una envase de vidrio con tapa; se conserva bien por semanas.
  3. Precaliente el horno a 375°F. En una bandeja coloque las semillas de ajonjolí, se llevan al horno y se tuestan por unos 8 minutos. Reservar.
  4. En otra bandeja coloque los plátanos maduros y llévalos al horno por unos 20 minutos o hasta que la piel se torne negra y los plátanos estén muy suaves. Se sacan del horno y todavía calientes, se elimina la piel y la vena central. 
  5. Mientras tanto, preparamos el molde rectangular, se engrasa, se forra con papel para hornear y se unta mas mantequilla; se rocía el fondo con 1 cucharada de pan rallado y 1 cucharada de ajonjolí.
  6. En el tazón de la batidora coloque la pulpa del plátano cortada en trozos, la mantequilla y mezcle bien, agregue los huevos de uno en uno, batiendo bien luego de cada adición.
  7. Agregue el bicarbonato, el pan molido, la pimienta guayabita y canela molida, 2 cucharadas de ajonjolí y 1 3/4 tazas de melado de papelón; se bate todo muy bien por unos 5 minutos. Luego agregar el queso rallado y el vino dulce y seguir batiendo hasta integrar todo.
  8. Se vierte la mezcla en el molde ya preparado, se lisa con una espátula y se coloca las 2 cucharadas restantes de ajonjolí en toda la superficie de la mezcla.
  9. Se lleva al horno por espacio de 1 hora, o hasta que al insertar un palillo, ésta salga seco.
  10. Se saca del horno y se deja enfriar en el molde por unos 10 minutos, luego se saca del molde y se deja enfriar completamente sobre una rejilla.
  11. Servir y disfrutar.
Notas
  • A mi me quedó melado de papelón, lo dejé en el envase de vidrio con tapa y lo guardé en la nevera; dura bastante tiempo. Con él se puede endulzar café, hacer papelón con limón, mandocas, por ejemplo. 
  • Si tiene unos plátanos muy maduros, bien suaves y la concha negra, puede obviar el paso de ponerlos en el horno, sólo quite la piel y la vena central.
  • La receta original pide 1 1/3 tazas de pan de horno y 1 taza de pan rallado. Yo usé ambas cantidades de pan rallado (palitos de grissini y los molí en la licuadora).
  • Como no tenía guayabita, agregué 1/8 cucharadita de clavo de olor y un toque de nuez moscada rallada al momento.
  • Esta torta mejora sus sabor los días siguientes y mucho mejor para mi gusto, si está fría.

Trozos de torta bejarana servidos en platos y listos para ser degustados

¡Que lo disfrutes y que tengas lindo día! 😘


Angélica.

Encuéntranos en Pinterest Bizcochos y Sancoc

Pin This Share on Google Plus Email This

Seguro que también te gusta

29 comentarios

  1. Hola Angelica ! la torta se ve deliciosa,me encanta recuperar recetas antiguas ,no solo las de España ,tengo y he hecho ya unas cuantas recetas de Venezuela y esta tuya la guardo ya para prepararla
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary, me alegra saber que has hecho recetas venezolanas; tenemos allá muchas recetas de origen español, especialmente los dulces que hacían las monjas en los conventos y luego pasaron a ser de conocimiento general muchas adaptándolas a ingredientes locales; pero ésta torta si es muy criollita.
      Si alguna vez la preparas, me cuentas tus resultados.
      Besitos!!

      Eliminar
  2. Gracias por compartir Angélica! Estoy aprendiendo bastante de la cocina de tu país contigo. Una pinta deliciosa! Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti amiga por ser tan consecuente y disfrutar de las recetas del blog. Besitos y feliz fin de semana!

      Eliminar
  3. La encuentro más una tarta que una torta por la humedad que tiene y poderse comer con cucharita. Me parece muy buena y me gustaría probarla. Estos dulces tradicionales con leyenda incluida me entusiasman, pienso que no deben perderse, independientemente de donde procedan. Son joyas culinarias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, pues sabes que en Venezuela le llamamos torta para estas preparaciones como bizcochos, es suave pero suficientemente firme que incluso puedes tomarla con la mano y definitivamente se pone mejor con el paso de los días.
      Tienes razón, estas recetas son joyas culinarias porque encierran una historia y sabores propios que son reflejo de la cultura de un lugar o país; me alegra mucho que te guste.
      Besitos!!

      Eliminar
  4. ¡¡Hola Angélica!! Pues nadie diría que es una receta del siglo XVIII, con tus pequeños cambios, la has convertido en una receta de lo más actual, rica y perfecta para utilizar esos plátanos que ya tenemos feos y no sabemos qué hacer con ellos.
    Me ha encantado el uso de especias y la panela, le tienen que dar un sabor muy rico, y entiendo perfectamente que esté más bueno conforme pasan los días, donde concentra todo esos ricos aromas.
    Yo soy mucho de postres de aspecto rústico, pienso que no suelen llevar complicación y saben y huelen a casero, que es lo que más me gusta de un postre. Me ha encantado esta torta bejarana, típica de un país, que es más que una arepa, sin duda. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, me hubiese gustado probarla con el fororo, porque imagino debe darle buen sabor también combinado con los demás ingredientes, espero que la próxima vez porque pienso repetirla.
      También me gustan mucho los postres rústicos, porque además no hay que preocuparse mucho por decoraciones elaboradas, porque en su sencillez está la belleza.
      Besitos y feliz fin de semana!

      Eliminar
  5. Hola Angélica la torta se ve muy rica y estoy segura que los sabores la hacen de lo mejorcito. Seguro porque sirvió para comprar el poder ser tratadas como blancas a las tres hermanas... jeje. me ha encantado tu explicación tanto la historia del plato como la de tu preparación. La han hecho cercana para los que te leemos. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María José, pues ya ves que esta torta es poderosa, mira lo que ha logrado en estas hermanas, jaja! Al menos nos ha quedado para las generaciones de venezolanos una anécdota de nuestra cocina nacional, que bueno que te guste.
      Un beso y gracias a ti por visitar!

      Eliminar
  6. Angélica es un placer leerte, no solo aprendo algo de la sin duda riquísima gastronomía venezolana, sino que nos ilustras con historias que son bien curiosas.
    Esta Torta se ve bien apetecible, a mí ya sabes que me falta tiempo para meterme entre dulces y horneados, pero que se me hace la boca agua y se me van los ojos detrás, no te quede la menor duda, jajaja. ¡Qué rico!
    Gracias por regalarnos un pedacito de tu lindo país.
    Besitos, que disfrutes de un bonito día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, hay tantas cosas lindas de mi país, que es una pena que se pierdan, creo que en estos momentos de tanta tribulación los venezolanos necesitamos recordar lo que realmente somos para tener las fuerzas de rescatar nuestro país.
      Que bueno te guste este postre, y sí hace voltear los ojos de lo rico que está, jaja!
      Besos amiga y me alegra saber que disfrutas estas historias.

      Eliminar
  7. Hola Angélica, revisando de la culinaria venezolana para el aporte a viaje entre sabores encontré el nombre de aquel famoso libro, que maravilla que lo tengas; será un placer más especial ver esas recetas que vas a rescatar compartiéndonos por acá muchas más cómo está delicia. Sabes que la panela, el queso, el plátano me fascina, la historia de las hermanas y lo de las clases también me gusta aprender de ello así como de los nombres si viviera en esa época sería parda con certeza, lo de los mantuanos me llama la atención y me encanta aprender de esta historia.

    Tu versión me parece deliciosa, yo también le hubiera bajado a la cantidad de papelón, la pimienta guayabita es pimienta de Jamaica verdad, me queda una duda (luego de diferenciar y estar entre cocinas españolas y latinas una se puede confundir, el plátano que usas es el plátano macho que conocen por fuera verdad), cuando caiga en mi cocina espero tenerlo claro :) para hacerlo con el pan viejo que me sobra de las hogazas. Con seguridad como dices esta torta gana en sabor con el paso de los días, me encanta tu receta mi querida Angélica
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia, el libro rojo es la biblia de la cocina venezolana, yo misma me admiro de ver todas las delicias que hay allí.
      La historia venezolana es muy rica, esa gran mezcla que tuvimos de indígenas, españoles y africanos, y luego las sucesivas migraciones de portugueses, italianos, árabes nos han hecho un país muy diverso desde todo punto de vista.
      Si, la pimienta es la de Jamaica o pimienta dulce y sí es plátano macho maduro y ya he hecho la aclaratoria en la receta, se me olvida que nuestra amigas españolas le llaman plátano a lo que nosotros conocemos como cambures (bananas). Todavía tengo un trocito en la nevera y con los días va saliendo un poquito de miel de la torta y es deliciosa, yo espero repetirla.
      Besitos y feliz domingo amiga!

      Eliminar
  8. ¡Buenos días Angélica!

    ¡Menuda delicia de tu tierra compartes! Creo que es una elección fabulosa para el reto y tu intención de incorporar más recetas venezolanas a tu blog me parece maravillosa porque no sólo tú te acercas más a tus raices sino que los demás nos acercamos más a tu tierra que como bien dices es algo más allá que las arepas.

    Esta torta me ha parecido una maravilla. Quizá en principio muy dulce, pero estoy segura de que es un bocado delicioso ¡guardada queda la receta!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cuca querida, me alegra saber que les guste este tipo de recetas e historias. La verdad que no es tan dulce como parece ya que se hace el melado de papelón y no se lleva todo, es muy jugosa y el sabor de las especias lo hace muy especial.
      Besitos!!

      Eliminar
  9. Hola Angélica, la encuentro deliciosa y jugosita, me gusta lo que lleva. Aunque no la he probado nunca, se que me gusta al verla. Es un placer venir siempre a tu cocina y aprender de tus platos y tus recetas, y sobre la historia de las mismas. Gracias mil!! un beso y buen finde ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Silvia, que bueno que disfrutes de las cosas que encuentras aquí en el blog. Besitos!

      Eliminar
  10. Hola Angélica. Me parece maravilloso que recuperes esta receta de tu país. La historia que la acompaña es preciosa y ver el corte, comporta deducir, que debe estar deliciosa.
    Sigue compartiendo este tipo de recetas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Angélica, pues sí, La Cocina venezolana ni son arenas ni la italiana macarrones con tomate, gracias a Dios. Vaya historia tan preciosa e interesante. Ya vemos como para adquirir rango social, cobraban, ¿cómo no?.. la historia de las hermanas me ha encantado. Al empezar a leer y ver cocina "mantuana" pensé en la cuidad italiana de Mantua; pero menos mal que recapacité y me dije a ver, no puede ser. Sigamos leyendo. Me encantó la historia que ya ellas podían ponerse mantilla, aunque no el derecho a llamarse "doñas", vamos, esta historia podía ser un guión de cine sin
    problema.
    Una receta tradicional y sobre todo poder con tu receta recuperarla y probarla que sé que debe ser diferente a todo. Muchos besos a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Patty, de verdad que es una historia con algo de tragicomedia, pero creo que es lo que hace especial a esta receta y tiene ese aire nostálgico de la Caracas de techos rojos que ya desapareció, la de la mujeres engalanadas con sus trajes y sus mantillas para ir a la iglesia, de verdad me hubiese gustado vivir en ese tiempo o al menos poder ir en una cápsula del tiempo y experimentarlo por un rato, qué crees? jaja
      Besitos y espero estás mejor!

      Eliminar
  12. QUE RICURA!!!!!! Se me hizo agua la boca!!! y lo que más me gusta es que no tengo que usar harina de trigo!!! tengo que hacerla!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melba, es muy rica esta torta, la verdad que sorprende, cuando la hagas me cuentas tus resultados, besitos!!

      Eliminar
  13. ¡Hola Angélica! Qué receta tan rica, me encanta descubrir recetas de otras partes del mundo, me la guardo para probarla porque tiene una pinta exquisita, ¡se ve súper jugoso!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, que bueno que te guste, es realmente rica y tan sencilla que es, es que todos los ingredientes combinan perfecto.
      Besitos!!

      Eliminar
  14. Como te dije por Facebook tengo ganas de preparar esta torta así que sigo averiguando donde tengo por aquí cerca alguna tienda que venda el papelón. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la prepares Pilar, yo se que te va a gustar mucho. Besitos y me ha encantado este reto!

      Eliminar
  15. Hola Angèlica. Gusto en saludarte. Blog muy bueno. Quiero saber si das clases presenciales. Gracias !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, me da mucha alegría que te guste el blog. Y con respecto a lo que preguntas, no, no doy clases de ningún tipo por ahora...
      Muchas gracias a ti por visitar y comentar!!

      Eliminar

Gracias por unirte a la conversación, me alegras el alma y animas el blog con cada comentario que dejas. Mil gracias!!